• CENIAC

Primavera y procesionaria

¡Hola a todas y todos!


Este mes de abril os vamos a hablar sobre la oruga procesionaria. Ya hemos tenido algunas semanas de calor y con la Primavera encima, ya hemos empezado a ver los primeros nidos en algunas zonas de pinos y las primeras orugas. De echo en algunas zonas ya hace un tiempo que se ven.


¿Qué es?


La oruga procesionaria (Thaumetopoea pityocampa) es una pequeña mariposa parecida a una polilla cuya oruga se alimenta de las hojas de los pinos y es altamente urticante para personas y animales.

Las orugas construyen un nido en la copa de los pinos para pasar el invierno. Para marzo aproximadamente, con el calor, empiezan a descender por el tronco hasta llegar al suelo y enterrarse. En mayo/junio es cuando se convierten en mariposas.





¿Por qué es tan peligrosa?


Está cubierta por pelos urticantes que utilizan como defensa. Los pelos contienen una toxina llamada Thaumatopina, muy peligrosa para los perros. Solo con un pequeño contacto o lamido puede causar reacciones cutáneas, irritaciones y/o afecciones respiratorias y anafilaxia (reacción alérgica). Al entrar en contacto con la piel o mucosas puede provocar necrosis (muerte) del tejido. ¡Cuidado! También puede haber contacto por vía aérea. Éstos pelos también pueden encontrarse en los nidos, por lo que también debemos evitar que se acerquen a ellos.




¿Qué hago si mi perro ha estado/ o creo que ha estado en contacto con una?


El primer paso es lavar la zona afectada para diluir el tóxico, evitando se trague los pelos y siempre de forma que éstos sean expulsados hacia el exterior. Lo ideal es realizar este lavado con suero fisiológico (una recomendación es llevarlo con sus cosas, siempre a mano por si acaso) pero, en caso de que esto no sea posible, podremos lavarle con agua caliente.


Nunca frotar ni presionar la zona afectada ya que se liberará más toxina.


Una vez lavada la zona, debemos llevarle lo antes posible al veterinario.


Si no estamos seguros de si ha habido contacto, lo mejor es prevenir y seguir los pasos igualmente.


Los síntomas más frecuentes son:

- Hipersalivación.

- Hinchazón de morro y/o lengua.

- Dificultad para respirar.

- Rascado excesivo.



Y lo más importante ante esta situación es PREVENIR. Evitar zonas de paseo donde sabemos que hay pinos y nos podemos encontrar con la oruga.






¡Esperamos que os sirva!


¡Un abrazo!



18 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo